II 
Donde menos te esperas encontrarás el amor, bajo el caparazón
del escarabajo, 
en el mármol roto, quizás en Carrara. 
Donde menos te esperas, sobre la maraña de ilusiones,
sobre el telar 
y el junco en la entrepierna. 
Donde menos te esperas, en el parque,
a la sombra del olivo,
en el polvo espeso 
y llano de la ausencia,
en el veneno de escorpión
y en la lengua de serpiente, en el sarcófago del
recuerdo, y hasta en la última piedra piramidal. 
Donde menos te esperas, encontrarás el amor, quizás tras la melodía, tras una cámara o 
bajo el susurro de la mirada. 
Donde menos te lo esperes amores que provocan
la locura.