Este artículo se publica conjuntamente en Masticadores.com & MasticadoresVenezuela&Colombia (el Editor)


Querida tía Marga:

Quien nos iba a decir que después de tanto tiempo de yacer sepultada en la sombría tumba del olvido resurgirías de la oscuridad con tanta luz y tanto anhelo. Tu ausencia, que marcó tan profundamente mi adolescencia, es ahora una presencia cada vez más radiante y lúcida en mi vida. Estoy feliz porque por fin te has liberado de la herrumbre y los candados que maniataban tu espíritu. Ahora ya puedes echarte al vuelo de nuevo, grácil y ligera, como eras tú. Tu aliento ha fortalecido mi alma. A veces me pregunto por qué no pudiste sublimar tu desazón en tu obra, ¿Es que no era lo suficientemente grande? ¿Por qué no encontraste refugio en la arcilla y el granito? ¿Quién puede decir que tu muerte haya ocurrido en vano? Muchos lo creerán, yo ya no lo creo. ¿Habría aprendido más a través de tu ejemplo en la vida real que de tu recuerdo? Quizá, pero de lo que sí estoy segura es que tu extraordinario talento y tu breve y apasionada existencia fueron nutriendo mi incipiente espíritu creativo y me infundiste la fuerza para seguir adelante. Ya puedo gritar tu nombre, Marga, tu memoria fluye libre, sutil, en nuestras mentes. En la vida fuiste tu propia víctima y tu único verdugo. En la muerte eres ensueño, arte, magia, inspiración.

Marga Clark

Madrid, 13/6/2015

Notas.

“Durante los últimos 20 años, ha compaginado su carrera con una misión: resucitar la memoria de su tía paterna, la dibujante, pintora y escultora de la generación del 27 Marga Gil Roësset (1908-32), que se suicidó a los 24 años por amor a Juan Ramón Jiménez, amigo de la familia” Ver entrevista en el link

https://www.65ymas.com/sociedad/cultura/clark-reivindicar-figura-tia-escultora-27-marga-gil-roesset_2268_102.html