Las palabras nos asombran, sobre todo cuando llegan a recoger en ellas, lo que nos pasa…

AC

Según el diccionario, es una desgracia, una ocurrencia nefasta, pero si es que se da FE de un CATASTRO (palabra que viene del griego y significa “registro”), o sea se certifica este y colocamos FE después de CATASTRO, añadiéndole un simple acento…. ¿Provocaremos una CATÁSTROFE (que es otra palabra griega que significa “ruina”)?

Jugar con el idioma y las palabras es siempre divertido, pero a veces puede dar resultados catastróficos.